top of page

Conozca cómo identificar...

Conozca cómo identificar las diferentes Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) existentes, desde una gripe común hasta una neumonía.


Si no son tratadas correctamente, pueden agravarse y llegar a cuadros de sinusitis o bronquitis aguda, incluso hasta neumonía.


Los contrastes climáticos son los mejores aliados de las enfermedades respiratorias. Pasar del calor al frío en cuestión de minutos o viceversa, dependiendo de la región, ciudad y estación climática en la que se encuentre, el no abrigarse correctamente (en el caso de los climas fríos), o el refugiarse del intenso sol en ambientes con aire acondicionados potentes y ventiladores (en el caso de vivir en climas tropicales), le afectará y lo hará más propenso para contraer desde reacciones alérgicas hasta enfermedades respiratorias comunes y/o graves, dependiendo del caso.


¿Pero, cómo diferenciarlas, qué hacer en cada caso y cómo tratarlas? La clave está en aprender a distinguirlas para combatirlas a tiempo. Las enfermedades respiratorias que predominan en la época de invierno (de enero a mayo) van desde el resfriado común (o catarro), la gripe, la faringitis, la rinofaringitis, la faringoamigdalitis, la rinosinusitis, la bronquitis aguda de causa viral y la influenza A-H1N1 (esta última propagada en el Ecuador desde el 2009).


Todo esto sin olvidarse del mutado Coronavirus “SARS-coV2” (que provocó

la pandemia del Covid-19), que llegó al Ecuador el 29 de febrero con el primer

caso positivo declarado oficialmente; lo que impulsó a las autoridades al cierre

del país, a través de una cuarentena en todo el territorio nacional, para

precautelar la salud y bienestar de todos los ecuatorianos.


María José, quien hace más de tres días sufre de picazón y sequedad en la garganta, goteo nasal, fiebre, malestar en el cuerpo, tos con flema está preocupada al no estar segura de su cuadro. A pesar de que sus síntomas son típicos del resfriado o catarro común, acude al médico para tener un tratamiento correcto.


“Cuando recibo un paciente lo primero que hago es evaluarlo, preguntar sobre sus síntomas y antecedentes para determinar qué examen necesita realizarse. Dependiendo de la enfermedad que tenga, de acuerdo a los resultados de sus exámenes, se procede a darle un tratamiento oportuno”, mencionó el Dr. Efraín Sánchez, Neumólogo del Centro de Investigación Respiratoria (CIR).


Ahora bien, hay que saber diferenciar entre cada una de estas enfermedades, porque, aunque los síntomas de ellas son similares y de que a todas las catalogamos como ‘gripe’, no son iguales. Sobre todo, el Covid-19, que presenta síntomas variados. Todo dependerá de su ubicación y curso clínico, por esta razón se las clasifica de la siguiente manera: IRA altas no complicadas, IRA altas complicadas, IRA baja e IRA bajas complicadas.


Asimismo, cada grupo encierra ciertas enfermedades que inicialmente pueden pertenecer a una categoría, pero si estás no son tratadas a tiempo, se pueden complicar y pasar a otra más compleja. Por ejemplo, dentro de la clasificación de las IRA altas no complicadas, catalogadas así por afectar principalmente las vías respiratorias superiores, tales como: la nariz, cavidad nasal, boca, garganta (faringe) y laringe, están las siguientes enfermedades:


  • Rinosinusitis. - Se caracteriza por la concurrencia de inflamación e infección dentro de la cavidad nasal y los senos paranasales (cavidades ubicadas en la frente, en los laterales de la nariz y en las mejillas). Cuando esta se complica (la sinusitis bacteriana) pasa a ser parte de las IRAs Altas Complicadas.


  • Rinofaringitis aguda. - Inicia bruscamente causando fiebre, malestar general y es originada por un virus.


  • Faringitis.- Causa carraspera en la garganta y produce dolor al tragar, debido a la hinchazón de la faringe (también conocida como garganta). Esta última se puede complicar y convertirse en una Faringoamigdalitis con ulceraciones, con frecuencia es causada por un virus y consiste en la infección de las vías respiratorias superiores con participación de la orofaringe (ubicada en la parte posterior de la boca). Y, por último, la Faringoamigdalitis con exudado (pus), es la inflamación de la faringe y amígdalas con presencia de pus. Sus síntomas son la presencia de rinorrea (congestión nasal), tos y ronquera.

En cambio, las IRAs altas complicadas, encierran enfermedades, tales como:


  • Sinusitis. - Es la inflamación de la mucosa de los senos paranasales. Esta infección puede ser ocasionada por un hongo, bacteria, virus o alergia. En el caso de ser provocada por bacterias puede originar abscesos y, en cuadros muy complicados, terminar en una Meningitis, que son infecciones cerebrales.


  • Adenitis Cervical. - Son alteraciones del tamaño y/o consistencia de los ganglios linfáticos del cuello (presentes en todo el cuerpo y que ayudan a reconocer y combatir microbios). Mayormente se presentan en la infancia.


  • Absceso periamigdalino y retrofaríngeo. - Se acumula pus en la parte posterior de la garganta y es causada por una infección bacteriana. En la mayoría de los casos se debe realizar cirugía, con antibióticos en la vena y hospitalización del paciente.

En el grupo de las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) bajas complicadas, que afectan la parte baja del aparato respiratorio, como la tráquea, pulmones, bronquios, bronquiolos y alvéolos, se encuentran las siguientes enfermedades:


  • Atelectasia. - Causa el colapso completo o parcial del pulmón. Se produce cuando se desinfla o se llena de líquido las pequeñas bolsas de aire en este órgano. Sus síntomas son la respiración agitada y superficial.


  • Empiema. - Se caracteriza por la acumulación de pus en el espacio que se encuentra entre el pulmón y la superficie interna de la pared torácica; que es causada por una infección en el pulmón.

Por su parte, las IRAs bajas, provocan las siguientes enfermedades:

  • Crup Infeccioso. - Causa inflamación en la laringe y tráquea. Su origen es por una infección viral y es producida mayormente durante la niñez.


  • Epiglotitis infecciosa aguda. - Es una inflamación del cartílago que cubre la tráquea (ubicada en las cuerdas vocales), caracterizada por síntomas como: fiebre alta y dolor en la garganta al tragar. Además, puede llegar a convertirse en emergencias pediátricas, debido a que causa la obstrucción del aire hacia los pulmones, dificultando el poder hablar y respirar correctamente.


  • Laringitis. - Se produce cuando la laringe se inflama (se hincha), debido a su uso excesivo, causando irritación y/o infección, ronquera, debilidad o pérdida de la voz, tos seca, sequedad y dolor en la garganta.


  • Bronquitis. - A diferencia de la laringitis, es una infección que afecta a las principales vías respiratorias que llevan oxígeno a los pulmones, causando tos con mucosidad.


  • Bronquiolitis. – Es más común en niños, se ocasiona cuando se hinchan y llenan de mucosidad unas diminutas vías llamadas ‘bronquiolos’ (que son ramificaciones que dividen los bronquios), dificultando la respiración.


  • Neumonía o Bronconeumonía. - Por último, pero no menos importante está la neumonía, que se caracteriza por la inflamación de los sacos aéreos de los pulmones, la cual provoca que se llenen de líquido y/o pus. Al no ser tratada a tiempo, se puede ver afectado los lóbulos pulmonares (secciones del pulmón divididas en superior, medio o inferior), llegando a darse la denomina Neumonía Lobar. También, existen las Neumonías Virales y dentro de esta denominación está la Influenza A H1N1 y el Coronavirus.


  • Influenza A H1N1.- Su contagio es vía respiratoria, y en apariencia tiene todos los síntomas de una gripe común, pero con mayor intensidad, tales como: fiebre, tos con o sin flema, dolor de cabeza, dolor torácico, falta de aire y decaimiento. Sin embargo, cuando el cuadro se agrava, y evoluciona hacia una insuficiencia respiratoria (dificultad grave para respirar), se convierte en una Neumonía Bilateral afectando ambos pulmones y, ocasionando una infección de insuficiencia respiratoria aguda y grave, haciendo que el paciente sea ingresado en terapia intensiva e incluso llegar a provocar la muerte.


  • Coronavirus o Covid -19.- Su sintomatología inicial es parecida a la influenza A-H1N1, pero con cuadros de problemas renales y cardiacos, tos seca, fiebre alta, cansancio general, neumonía bilateral, insuficiencia respiratoria, terminando en diálisis y provocando la muerte (en casos graves). Su contagio es vía respiratoria y por contacto físico, por lo que es muy importante el uso de mascarillas, alcohol y el constante lavado de manos.

Prevención

Es importante aclarar que todas estas enfermedades, sin excepción alguna, son muy sencillas de contraer, pues los virus y bacterias se propagan vía aérea, pudiéndose esparcir con mayor facilidad entre la población. Tan solo basta que un contagiado con gripe (o con cualquiera de las otras enfermedades detalladas) estornude o tosa en un espacio público (bus, ascensor, oficina, casa, escuela, etc.) y las personas de alrededor puedan llegar a infectarse (dependiendo de las defensas y protecciones que posea cada individuo).


Sin embargo, no debe alarmarse, aconsejan los expertos. Por esta razón, es importante conocer cuáles son los métodos de prevención más básicos, sobre todo en ciertas épocas o estaciones del año, en donde surgen mayores brotes, que lo harán más propenso a adquirirlas.


Estos se fundamentan en 3 pilares: buena alimentación, correcta higiene y vacunación (de ser necesaria).


El principal método preventivo es la buena alimentación. “Un cuerpo saludable es el reflejo de la buena alimentación y dieta sana El mejor antídoto para las enfermedades respiratorias (y de las enfermedades en general), es el mismo cuerpo… Tener las defensas altas, lo ayudará a ser menos propenso a contraer enfermedades y/o a combatirlas con más facilidad”, afirma el Neumólogo Efraín Sánchez.


Bajo esta premisa, se recomienda ingerir mucha agua y mantener una dieta equilibrada, rica en vitaminas y nutrientes, sobre todo con altos grados de Vitamina C, la cual se encuentra en frutas como: el melón, naranjas, toronjas, kiwi, mango, papaya, piña fresas, frambuesas, moras, arándano y sandía.


La higiene es otro de los factores decisivos para evitar contagios. “Se debe lavar las manos correctamente, usar desinfectante con alcohol (en gel o líquido), evitar saludos con besos, cubrirse la boca al estornudar con la parte interior del codo y no con la mano, usar mascarillas o tapabocas (en casos necesarios) al acudir a lugares públicos...”, aconseja el doctor Sánchez.


Otra alternativa sugerida por los galenos es la vacunación oportuna. Es necesario inyectarse la vacuna antigripal estacional (o antiinfluenza), que lo protegerá de las formas más severas de la gripe. Esta se aplica anualmente, sobre todo en personas en riesgo, tales como: adultos mayores de 65 años, niños, adultos con enfermedades crónicas, personal de salud, embarazadas en segundo y tercer trimestre de gestación.


También, existen medicamentos inmunomoduladores (tabletas o líquidos) que han demostrado ser efectivos en la disminución de episodios respiratorios.


Además, actualmente para el caso del Covid19, se debe obedecer la orden impuesta por las autoridades de permanecer en casa, para de esta manera frenar el contagio masivo y aumento de cifras.


Tratamientos y exámenes

Cabe mencionar que cada una de estas enfermedades tienen un diagnóstico, tratamiento y método de prevención diferente, todo va a depender de la sintomatología que presente el paciente, y que tan rápido se acuda al médico para que la afección no se agrave.


“Hay que evitar en lo posible el consumo de antibióticos, más bien esto sería la última opción luego de visitar al especialista. Ya que en la mayoría de los casos los cuadros son virales, por lo que no requiere el uso de antibióticos”, recalca el doctor Sánchez.

Sin embargo, en el caso de que el cuadro no mejore entre los 5 a 7 primeros días, se debe acudir a un médico especialista, quien pedirá los exámenes pertinentes. Estos pueden ser: un hemograma completo, una radiología (según sea el caso), lavados nasales, antiinflamatorios nasales tópicos, prueba de esputo, hisopado nasal para influenza, etc.


Tal como le sucedió a María José, quien luego de realizarse los exámenes de

laboratorio, se comprobó que tenía influenza A-H1N1. “Contamos con un

examen sencillo e indoloro para descubrir el tipo de gripe que se padece (hisopado nasal para influenza). Esta consiste en introducir un hisopo en las fosas nasales para tomar una muestra de la mucosa, luego analizarla y obtener, en menos de 24 horas, resultados exactos sobre la enfermedad que se sufre”, afirmó Karla Jiménez, licenciada del Laboratorio HumanLabs, un centro dedicado a realizar pruebas diagnósticas de última generación con sede en Guayaquil, en donde además se pueden realizar todo tipo de exámenes.


Recomendaciones:


Es importante no automedicarse, estar pendiente de la población vulnerable, los síntomas de alerta y, cuando la duración del cuadro se prolongue mayor de 5 días. Además, hay que atender estas enfermedades de forma correcta, debido a que si no son bien tratadas o identificadas a tiempo, el cuadro puede agravarse, complicándose con insuficiencia respiratoria, ameritando hospitalización y, en algunos casos, problemas que lleven al paciente a la unidad de terapia intensiva (UCI).


Además, “en estos momentos, la mejor forma de prevenir el contagio del Covid-19, es permanecer en casa, lavar y desinfectar las manos constantemente y en el caso de presentar síntomas asociados a esta enfermedad acudir al centro médico más cercano”, acotó el Dr. Efraín Sánchez, Neumólogo del Centro de Investigación Respiratoria.


Fuentes:

Dr. Efraín Sánchez, Neumólogo del Centro de Investigación Respiratoria,

Omnihospital, Torre Vitalis 2, 4to piso oficina 405-406.

Karla Jiménez, laboratorista de HumanLabs Medicina Diagnóstica, Omnihospital,

Torre Vitalis 1, planta baja, local 6.


20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page