top of page

El rebrote de las enfermedades respiratorias



En Ecuador a diferencia de otros países, la época invernal llega cargada de fuertes lluvias, humedad e incluso un intenso calor o frío, según la región. Estos cambios, provocan que se propaguen con facilidad enfermedades que afectan, principalmente, las vías respiratorias.


Los síntomas que suelen desarrollarse y que caracterizan a las enfermedades respiratorias de la época son: malestar general, tos, dolor de garganta, flujo nasal fiebre y demás. Sin embargo, existen un sinnúmero de enfermedades como:


GRIPE


Esta enfermedad es causada por el virus de la influenza y se manifiesta con síntomas muy parecidos a los del resfriado. Suele confundirse con el Covid-19. Cuando la enfermedad empeora, puede dañar pulmones y bronquios al grado de llegar a ser mortal. En la actualidad, el método más efectivo para evitar gravedad en la población vulnerable, es la vacunación anual.


RESFRIADO COMÚN


Causado por el rinovirus es el más frecuente en el invierno y produce una inflamación en la garganta y la zona nasal. Es importante tratar bien los catarros para evitar que deriven en enfermedades más graves, como la bronquitis y la neumonía.


BRONQUIOLITIS


En la mayoría de casos puede ser causada por el Virus Respiratorio Sincitial o VSR, un virus importante en los adultos sobre todo en aquellos que ya tienen enfermedades respiratorias crónicas por lo que puede causar recaídas. Mientras que, en los niños menores de un año, afecta con gravedad.


Esta infección vírica produce una inflamación en las vías respiratorias inferiores por lo que es vital hacer seguimiento a la dificultad respiratoria que puede causar.


AMIGDALITIS


Es de origen vírico o bacteriano. Se trata de una infección de la garganta que puede producirse de manera repetida, llegando a recomendarse la extracción de las amígdalas en ciertos casos. La amigdalitis causa pus en las amígdalas y fiebre, entre otros síntomas. Dependiendo de su origen, se puede prescribir el uso de antibióticos.


COVID-19


Esta enfermedad es desarrollada por el coronavirus SARS-CoV-2 y debido a sus altos niveles de propagación se convirtió en pandemia y cobró muchas vidas a nivel mundial. En la actualidad, los índices de mortalidad han disminuido debido a la vacunación masiva. Sin embargo, la OMS continúa recomendando el uso de mascarilla como una forma de controlar el contagio. Es importante recalcar que la vacuna no evita el contagio, pero sí evita que la enfermedad afecte de gravedad a una persona.

Entre las medidas de cuidado que ayudan a la pronta recuperación se deben considerar las siguientes:


● Hidratación

● Tratamiento sintomático: para la fiebre, dolor, malestar, congestión o tos.

● Medicación antiviral solo en casos seleccionados


RECOMENDACIÓN GENERAL


La mayoría de estos cuadros no requieren antibióticos porque son causados por virus por lo que siempre se recomienda realizar un seguimiento médico que pueda determinar el tratamiento específico para cada caso.


13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page